Deportes

Zaprian Petrov, una historia de amor a la vida

Rodrigo de Buen
Vivir para la lucha… luchar para vivir
Comparte con tus amigos
  • 350
    Shares

Casi a la medianoche del domingo, el profesor de lucha olímpica de la UNAM, Zaprian Petrov Doychev–el más exitoso entrenador en la historia de este deporte en la máxima casa de estudios– falleció a los 64 años. Le sobreviven su esposa Kalina Dimitrova, entrenadora de gimnasia en la UNAM, y sus hijos, Pater y Deyan.

Cientos de campeonatos nacionales para la UNAM obtuvieron los alumnos comandados por Zaprian, a lo largo de casi 20 años de enseñanza.

Zaprian Nació el 28 de septiembre de 1952, en Stransko, provincia de Haskovo, una pequeña aldea en el municipio de Dimitrovgrad, al sur de Bulgaria, y vivió ahí hasta que culminó la secundaria. El bachillerato lo realizó en la ciudad de Stara Zagora, la sexta más grande de Bulgaria. Ahí comenzó su encanto y enamoramiento con el deporte de su vida: la lucha olímpica.

Fue cuatro veces campeón nacional representando al equipo Beroe. Su pasión por el deporte lo llevó a Sofía, la capital búlgara, donde estudió en la Academia del Deporte, la licenciatura y posgrado en educación física.

Contrajo nupcias el 23 de septiembre de 1979 con la entrenadora búlgara de gimnasia, Kalina Dimitrova, con quien procreó a sus dos hijos varones, Pater y Deyan, quienes nacieron en 1980 y 1982, respectivamente. A finales de 1991, Kalina viajó a México, como entrenadora de una gimnasta búlgara que participaba en la capital mexicana. Al verla impartir sus entrenamientos, le ofrecieron trabajo en un gimnasio de la zona del Pedregal. Colegas y compatriotas de ellos, se encontraban trabajando en México y la animaron a quedarse en suelo azteca.

La noche de año nuevo de aquel 1991, Kalina llamó a Zaprian por teléfono y sin más, le propuso venir a vivir a México con los niños de manera definitiva, pues ella creía que podía ejercer su gusto y pasión por entrenar jóvenes luchadores y que el país, le iba a gustar. El 24 de mayo de 1992, pisó por vez primera suelo mexicano, lugar que adoptó como su segunda patria y del cual se enamoró inmediatamente.

zap1

 

Búlgaro de nacimiento, mexicano por convicción

Sin conocer el idioma español, Zaprian comenzó a trabajar en la Comisión Nacional del Deporte (CONADE), y el 7 de septiembre de ese mismo año, ingresó a dar clases en lo que a la postre fue su segunda casa: el plantel 3 Justo Sierra, de la Escuela Nacional Preparatoria, en la UNAM.

“Fueron mis alumnos quienes poco a poco me enseñaron a hablar español y aprendí bien, pues hoy soy más mexicano que el chile poblano o el nopal. Me encantó México, su clima, su gente y, sobre todo, que había el talento humano y la posibilidad, de preparar a jóvenes y entrenadores en el ámbito de la lucha”, solía recordar.

Mexicano por naturalización desde 2002, de esta tierra solo tuvo palabras y expresiones sinceras de agradecimiento.

La tarde del viernes 8 de enero de 2010, fue un parteaguas en la vida del profesor de lucha Olímpica de la UNAM, Zaprian Petrov. Al salir de su casa y al cruzar una calle, fue atropellado de manera imprudencial por un vehículo, el cual lo proyectó por los aires más de diez metros. Con múltiples fracturas en el cráneo, la cara, vértebras y en las piernas, llegó en estado de coma al hospital, en donde estuvo así por más de una semana. A partir de ahí, la vida del doble ganador del Premio Puma en 2000 y 2004, como mejor entrenador de la UNAM, dio un giro radical. Comenzaba una lucha distinta a la que había practicado siempre, tanto como deportista, como con sus alumnos: iniciaba la lucha por sobrevivir.

Vivir para la lucha…luchar para vivir

Largos y dolorosos meses de terapia, cirugías y rehabilitación, le llevaron a volver a caminar (cuando los médicos no le daban siquiera un pronóstico de sobrevivencia al momento del accidente, mucho menos para volver a estar de pie). “El apoyo de mi esposa ha sido fundamental y yo le agradezco infinitamente el amor y la paciencia que ha tenido en todo este tiempo, para estar conmigo, apoyarme, llevarme a las terapias y no dejarme caer en los momentos más agobiantes de este infierno”, relató en su momento.

El haber sido un atleta de alto rendimiento desde su juventud y el hecho de haberse mantenido en estupenda forma física durante todos los años que lleva como entrenador en la UNAM, aunado a una férrea mentalidad, le permitieron sobreponerse a tan difícil y dramática situación. “La lucha, como deporte, es y ha sido mi pasión y mi vida. Después del accidente, luché para sobrevivir y hoy, poco a poco, voy retomando de nueva cuenta las actividades con mis alumnos”. En 2012, por iniciativa de la entonces directora del plantel, profesora Ligia Kamss, al gimnasio de la Prepa 3 le pusieron su nombre. “Ese detalle me dio fuerzas, muchas ganas y ánimos para seguir adelante”, dice emocionado.

“México no es mi segundo país, lo amo, lo siento y lo tomo como si fuese el primero. Por el amor a mis alumnos, a su gente buena, por permitirme trabajar en lo que más me gusta, por una institución entrañable como lo es la UNAM, he podido hacer aquí lo que me inculcaron en mi lugar de origen: enseñar, corregir, educar. Solo gratitud infinita puedo tener por esta noble tierra mexicana”.

Descanse en paz

Deja tu comentario

Comentarios

Hablamos de:
A %d blogueros les gusta esto: