Campus Ciencia

El día que se salvó el acervo de la Biblioteca Central

Fabiola Méndez /Francisco Medina

Gracias a la activación de los protocolos de emergencia establecidos por la UNESCO, el Patrimonio Bibliográfico que resguarda la Biblioteca Central de la UNAM no sufrió daño alguno, debido a la filtración de agua en este recinto durante la tormenta que azotó a la Ciudad de México la noche del 29 de mayo.

La intervención oportuna del personal de la Dirección General de Bibliotecas hizo posible controlar la contingencia y evitó pérdidas del Fondo Antiguo que se resguarda en el piso 12.

Al detectarse la filtración en las columnas, pisos encharcados y libros mojados “informamos a los jefes de cada departamento e iniciamos el protocolo, manteniendo siempre comunicación con nuestro restaurador Ricardo Paquini”, acotó la doctora Verónica Soria Ramírez, subdirectora de Servicios Bibliotecarios de la Biblioteca Central.

El trabajo realizado por bibliotecarios, académicos y personal de intendencia fue arduo: buscar espacios secos para transportar el material, cubrir la estantería con bolsas, y colocar “papel secante” hoja por hoja de los libros para su rescate, “era muy importante rescatar la colección bibliográfica y salvaguardar el patrimonio cultural de la Universidad” dijo Armando Pavón Plata, jefe del Departamento de Circulación Bibliográfica.

En el piso 12 se resguarda el Fondo Antiguo conformado por material impreso antes de 1800. Se trata de obras singulares y de especial valor por su temática, rareza o significación histórica (primeras ediciones, manuscritos, obras con anotaciones al margen de personajes notables).

El trabajo conjunto de todo el equipo fue vital para el rescate de los libros “teníamos una gran responsabilidad en nuestras manos, porque son memoria histórica” aseguró Marcela Camarillo Ortiz, jefa del Departamento de Selección de Acervos.

El material fue salvado en su totalidad, y posteriormente, Ricardo Paquini, restaurador de la Dirección General de Bibliotecas, lo llevó al laboratorio de Conservación y Restauración donde fueron tratados.

Para Elsa Ramírez Leiva, directora General de Bibliotecas, la rápida colaboración del personal permitió el rescate del Fondo Antiguo, “esto nos ha enseñado a tomar medidas precautorias, pero gracias a los conocimientos de la gente estos libros se salvaron y les darán disfrute a quienes vengan a consultarlos”.

Deja tu comentario

Comentarios