Ciencia

A los ingenieros nos toca participar en la solución de los problemas: especialista UNAM

Verónica Benítez Escudero / Instituto de Ingeniería

Soy del mero Distrito Federal, de la colonia Santa María la Ribera. Crecí en un ambiente urbano donde jugaba futbol y “tochito” en la calle, el redondel y el famoso Quiosco Morisco de la alameda de la colonia. Mi padre tenía la vidriería Cabañas, cuyo lema era “BIDRIOS, lo escribimos mal pero los ponemos bien”. Mi madre enviudó muy joven y se quedó con cuatro inquietos niños; yo era el mayor. Aprendí pronto a trabajar con vidrios y espejos, y desde la primaria me pasaba ahí algunos días de la semana. Muchas cosas de mi infancia me hacen evocar lo que José Emilio Pacheco escribió de la colonia Roma en su libro Las Batallas en el Desierto.

Con estos recuerdos se inicia nuestra plática con Francisco José Sánchez Sesma, uno de los investigadores más reconocidos de nuestro instituto y exdirector.

Estudié en la Secundaria 4 y después en la Prepa 1 de la UNAM, en San Ildefonso. Poco después de que entré a la secundaria me metí a los scouts, al grupo cuatro. Desde entonces he tenido una vida agitada, con miles de actividades. Antes de irme a la prepa, trabajaba temprano por la mañana lavando coches. Por las tardes, las tareas, los scouts, colocar vidrios o jugar en la calle. Un dato curioso: como resultado de una iniciativa scout y como en esa época había obtenido la 1ª clase y la Correa de Manigua por tener muchas especialidades, el 23 de abril de 1968, estando en tercer año de prepa (teníamos el calendario A, de febrero a noviembre), fui nombrado gerente de Sanborns México por un día. Recomendé un plan de expansión, y al parecer se ha llevado a cabo…

 

Lee entrevista completa en: http://www.iingen.unam.mx/es-mx/BancoDeInformacion/Entrevistas/Paginas/FranciscoJoseSanchezSesma.aspx

Deja tu comentario

Comentarios