Comunidad Internacional Investigación y ciencia MARS Society UNAM en el espacio Yair Piña López

Exitosa, Primera Misión Latinoamericana en la Mars Desert Research Station

UNAM Global/Daniel Francisco y Francisco Medina

South Utah.— Yair Piña, estudiante de la Facultad de Ciencias de la UNAM, forma parte de la Primera Misión Latinoamericana que trabaja en la Mars Desert Research Station. Desde el Desierto de Utah el estudiante de la UNAM señala que “creemos en que podemos hacer conocido lo desconocido, romper barreras, alcanzar las estrellas y eso para nosotros es el viaje a Marte. No es un sueño, estamos aquí aportando nuestra parte, solucionar los retos que habrá allá”.

El trabajo del Yair consiste en salvaguardar el principio de seguridad de todos los miembros de la tripulación una vez fuera del hábitat, junto con la comandante Yendri Corrales y los demás miembros de la tripulación.

Piña señala que en la Mars Desert Research Station (una simulación de Marte) “se aplica todo lo que hemos aprendido para que todo salga bien. No podemos fallar porque los recursos los tenemos limitados. No podemos gastar agua, electricidad, ni los reactivos que usamos en las muestras. Sólo podemos salir una vez al día por dos horas”.  Junto con sus compañeros, tiene que usar los recursos a su alcance y el tema principal es la seguridad de la tripulación.

La comida es deshidratada y en polvo y las raciones son pequeñas. Agrega que sienten que están en Marte, cuando surgen problemas tienen que llegar a un consenso para solucionarlos. La primera misión latinoamericana análoga en Marte es un equipo consolidado, de todo lo trabajado planean realizar una investigación conjunta. Piña indica que traían “ya una cooperación con la Universidad de los Libertadores, de Colombia, para el tema de la cápsula Aztratos. Su colega c Camilo Andrés Reyes va a poner un sistema para recolectar muestras de la atmósfera; con la comandante Yendri Corrales se le han ocurrido muchas ideas sobre los distintos materiales que se pueden encontrar en el desierto y los va a estudiar a través de la termoluminiscencia con su tutor Epifanio Cruz Zaragoza, del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM.

Afirma que han podido mezclar los proyectos de todos y complementarlos: Gabriel Caballero de Argentina tiene un Rover que se va a complementar con la cápsula Aztratos.

 

Aztratos, para explorar el cielo marciano

En un futuro cercano –podría ser 2033 o, incluso, 2021 como propone el  Presidente de Estados Unidos–,  cuando la misión final ingrese a Marte la fuerza de fricción de la nave con su atmósfera generará plasma.

“Las mediciones que obtuviéramos de ese momento ingresando a Marte no nos iban a servir de mucha ayuda para la investigación”, acota el joven mexicano.  Ante este reto nació la idea de la cápsula que lanzarán sobre el cielo terrestre Yair y sus colegas. El plan es que, una vez en Marte,  los astronautas que estén en ese hábitat tomen un dispositivo (Aztratos) y lo  lancen a la atmósfera marciana y así podrán analizar todos los temas de presión, radiación, temperatura, muestras de la atmósfera. Ese es el plan.

El proyecto comenzó en la Facultad de Ciencias de la UNAM para poder determinar qué dispositivos podían ir a bordo, “qué materiales podemos usar, cómo hacerla ligera. Camilo Reyes tiene más experiencia en lanzamiento de globos aerostáticos, por eso decidimos utilizar este sistema”.

La cápsula Aztratos se ha desarmado para ensamblar toda la instrumentación que va ir a bordo y además se trabaja en el protocolo para medir la radiación: “Para Aztratos lo que se nos ha ocurrido es un sistema de autonomía, convertirla como en un dron para que podamos tenerla siempre a nuestro alcance, siempre a disponibilidad de los astronautas”, dice Piña.  El objetivo de esta cápsula es lanzarla kilómetros hacia arriba, de 35 a 50 kilómetros sobre el impresionante paisaje de este desierto que, realmente, parece un lugar de otro mundo.

Yair concluye que los seres humanos tenemos el sueño de la exploración, el deseo de conocer algo más allá: “la primera misión Latinoamericana es ya un éxito, porque nos permite creer en algo más grande que nosotros.

Deja tu comentario

Comentarios