Campus Investigación y ciencia

Ciencia Ficción Ciencia 3.14, una invitación a ver cómo la imaginación crea realidades

Omar Páramo

Los organizadores del encuentro Ciencia Ficción Ciencia (CFC) tienen diferentes formaciones e intereses, pero a todos les gusta la misma emisión televisiva, Black Mirror, de ahí que los contenidos de esta edición (la tercera o la 3.14) se hayan inspirado en ese programa británico, y que el lema de este evento —“cuando la realidad alcanza a la ficción”— parezca sacado de alguno de sus capítulos.

Y lo planteado por esta frase no es exagerado, pues la Siri de nuestros teléfonos se parece en mucho a la computadora HAL 9000 de 2001, odisea del espacio; los radio-dedales que se introducían en el oído los personajes de la novela Fahrenheit 451 hoy se venden como audífonos; los “replicadores” de la saga Star Trek son casi un calco de nuestras impresoras 3D, y ejemplos como estos hay más.

Sobre cómo estas invenciones descritas en libros y películas dieron el salto al mundo físico (y de otros muchos temas) se hablará en la feria CFC 3.14, que tendrá lugar del 25 al 27 de abril el Instituto de Ciencias Nucleares (ICN) de la UNAM, donde 35 ponentes de profesiones tan diferentes como arte, ingeniería, letras o psiquiatría analizarán realidades que hasta hace poco eran casi inimaginables.

“De niña, cuando veía cosas tan futuristas en el cine pensaba ‘esto jamás pasará’ y hoy, que como adulta he podido visitar el CERN o la NASA y presenciar los experimentos ahí realizados, puedo decir que, con frecuencia, la ciencia nos sorprende más que la ficción”, expuso Gabriela Frías Villegas, integrante del ICN y coordinadora del evento.

Los productores de Black Mirror titularon así a la serie por el efecto producido al apagar un dispositivo móvil, el cual nos deja frente a una pantalla en negro que, a manera de espejo, refleja nuestro rostro, pero oscurecido, lo que es una metáfora de cómo la tecnología ha cambiado hasta la manera cómo nos mirarnos a nosotros mismos.

Entre los conferenciantes del CFC 3.14 cuyos trabajos bordean los límites mismos de los avances tecnológicos figura Hernando Ortega, del IIMAS, quien no sólo ha creado prótesis de mano que se pueden mover con la mente (mediante algo parecido a la telequinesis), sino androides que danzan o conducen emisiones deportivas, o Fatuel Tecuapetla, del Instituto de Fisiología Celular, quien con optogenética puede dirigir a un ratón como si fuera un auto de control remoto.

“También estará Siobhan Guerrero MacManus, persona transgénero en proceso de cambiar de sexo que, a partir de su experiencia, reflexionará sobre el cuerpo como una forma de resistencia. Esto es sólo una pequeña muestra de lo que se abordará, pues el abanico de esta tercera edición es de lo más variado”, añadió Frías Villegas.

En junio de 2015 la revista The New Yorker describió a Black Mirror como “una Dimensión desconocida, pero de la era digital”, lo que de alguna manera explica por qué al integrar el programa de CFC 3.14, los organizadores tomaron como base esta serie, pues como señaló la divulgadora: “En este encuentro veremos cómo la ciencia y la tecnología inciden en ámbitos y dimensiones muy diferentes”.

Saberes en diálogo

A la pregunta de por qué hablar de ciencia ficción en un instituto dedicado a la investigación en física y química, Gabriela Frías replicó, “¿y por qué no hacerlo? Muchos integrantes de esta entidad somos apasionados de dicho género e incluso muchos aquí te confesarán que la inspiración al elegir sus profesiones fue una novela o un libro”.

Quien mejor ejemplifica esto es el director del ICN, Miguel Alcubierre, quien además de ser uno de los científicos más reconocidos de México también es una celebridad entre los trekkies (fans de Viaje a las estrellas) por haber propuesto en 1994 que una nave como la Enterprise podría desplazarse más rápido que la luz si fuera capaz de crear una burbuja asimétrica en el espacio-tiempo, idea que le vino a la mente cuando estudiaba en Cardiff y veía un capítulo de Star Trek. A esta teoría se le conoce como la Alcubierre Warp Drive.

Estas afinidades explican que los académicos del instituto y una importante comunidad de escritores, como Alberto Chimal o Bernardo Fernández Bef, hayan desarrollado una sólida amistad y que, con frecuencia, se reúnan a debatir sobre las propuestas científicas de vanguardia a fin de proponer nuevos relatos y evitar la colección de lugares comunes que tanto se repiten en el género.

Para continuar la tradición y ampliar el círculo de amigos, en el marco de CFC 3.14 tendrá lugar el Primer Concurso de Cuento Corto de Ciencia Ficción del ICN, abierto a todos los estudiantes de licenciatura y posgrado de la Ciudad de México y área metropolitana, quienes en todo momento podrán recibir asesoría de científicos para que sus relatos sean teóricamente más sólidos.

Asimismo, el encuentro será el marco para presentar los libros El inconcebible universo: sueños de unidad, del poeta y divulgador José Gordon, y Matemáticas para las hadas, escrito por Francisco Haghenbeck, donde se relata la historia de Ada Lovelace, considerada por muchos la abuela de la computación moderna.

“La literatura y la ciencia están más cerca de lo que nos han querido hacer creer y CFC 3.14 es la mejor evidencia de ello. Desde que comenzamos a organizarlo las comunidades científica y la de humanidades mostraron entusiasmos equiparables, por lo que en estos tres días escucharemos un diálogo entre distintos saberes y, una vez concluidas las actividades, veremos qué sale de todo esto”.

El inconmensurable número pi

La primera edición de CFC data de 2013 y la segunda de 2014. Después hubo un largo silencio porque muchos imprevistos hicieron imposible la realización de la tercera edición hasta ahora, por ello esta versión fue bautizada como Ciencia Ficción Ciencia 3.14.

“Le pusimos como terminación no el número tres a secas, sino el π (pi), porque llegó poco después de lo esperado. No obstante, lo hizo en el momento preciso porque ello nos permitió contar con el respaldo de la Coordinación de Difusión Cultural (CDC) de la UNAM, pues aunque antes ya habíamos tenido su colaboración, ésta finalmente se oficializa ahora”, expuso Gabriela Frías.

El titular de la CDC, Jorge Volpi dará mayores detalles de este acuerdo en la charla “De científicos locos, pulpos extraterrestres y robots con alma”, con la que arrancará el encuentro.

Sobre esta voluntad de unir fuerzas, Frías se dijo emocionada porque “amplía nuestros horizontes más allá de lo previsto. Es un poco como el número π (pi) que da identidad a este CFC y que empieza con un 3.14 al que siguen un 15926…, es decir, una serie de elementos que no concluyen. De la misma manera, creemos que esto nos abrirá las puertas para sumar y sumar cada vez más talentos, como si se tratara de una secuencia interminable”.

Deja tu comentario

Comentarios