Campus

México, vía de migración para las aves del mundo

Notimex

De acuerdo con el portal Naturalista, en México hay cuatro tipos generales de especies migratorias: residentes de invierno, residentes de verano, transeúntes o de paso, y migratorias con poblaciones residentes.

Las primeras son especies que se reproducen al norte del continente y pasan el invierno en México, algunas llegan a Centroamérica, son unas 202, como el chipe mejilla dorada de Texas, Estados Unidos, y pasa el invierno en las montañas de Chiapas, Guatemala y El Salvador.

Las residentes de verano son cerca de 30 especies que se reproducen en México y pasan el invierno más al sur; entre ellas el colibrí Lucifer, que se considera en esta categoría aunque al migrar no sale de México pues se reproduce en la Sierra Madre Oriental y Occidental y pasa el invierno más al sur, en la Cuenca del Balsas.

A su vez, las transeúntes o de paso son unas 35 especies que se reproducen al norte del territorio mexicano e invernan en Centro y Sudamérica, como el palyero pectoral (Calidris melantos) que se reproduce en Alaska y Norte de Canadá y pasa el invierno en Sudamérica.

Las migratorias con poblaciones residentes son alrededor de 140 especies como el zambullido orejudo, que se reproduce en Canadá y Estados Unidos e inverna en México, aunque hay poblaciones que están todo el año en Durango y Zacatecas.

México, un paraíso de aves desconocido por sus habitantes

Y si de aves migratorias se trata, México es importante porque se trata de un lugar de tránsito que, de manera literal, “es un embudo por donde pasan todas las especies migratorias que durante su trayecto dependen de nuestros recursos para continuar viajando”.

“Todo nuestro país es una gran vía de migración para todas las aves. Incluso hay lugares en el mundo donde se dá este fenómeno de migración, pero México es uno de los más evidentes”, explicó Rodríguez Contreras.

De hecho, el investigador sostuvo que México es un de los países que más afluencia de aves llega a tener, y un ejemplo es Veracruz, donde se presenta el fenómeno denominado “El Río de Rapaces”.

Es el paso de una gran cantidad de aves rapaces que ha sumado en ocasiones hasta cuatro millones de individuos durante un solo día, lo que ha llevado a situar a esta zona con el Récord Guiness de aves volando en un lugar.

Sin embargo, los mexicanos no somos muy conscientes de que tenemos esta riqueza de aves, lamentó el especialista en conservación de Aves de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.

“Podemos desarrollar una capacidad de observarlos y nos puede servir mucho para conectarnos con nuestro medio ambiente, es un hobbie que ayuda a bajar el estrés a la gente y es gratis”, subrayó.

Deja tu comentario

Comentarios