Campus Ciencia Humanidades

La Universidad, en los carros de nuestros padres y abuelos

Edición:Damián Mendoza/Farrah de la Cruz
La explanada de la Biblioteca Central y Las Islas fueron pista de baile y vitrina de autos clásicos y de colección en el Cuarto Certamen Universitario de Baile de época

En este perímetro del país no se adelantó el reloj, se retrasó cinco décadas: es Ciudad Universitaria, con su primavera atemporal, sus juventudes acumuladas, así fue la génesis sobre este pedregal en aquel meridiano del siglo XX: chamarras negras de cuero, boinas, labial carmín intenso, tirantes, y las faldas que ocultan la rodilla, pero también con ese espíritu que no solo habla, sino baila.

La explanada de la Biblioteca Central y las Islas fueron pista de baile y estacionamiento-vitrina en el Cuarto Certamen Universitario de Baile de época “Los años 50 y 60. Crinolinas, copetes y recuerdos 2017” y la “Séptima Expo de Autos Clásicos y de Colección, Volver Al Pasado 2017”, organizados por la Dirección General de Atención a la Comunidad (DGACO) de la UNAM

La escenofonía evocadora fue del rhythm & blues, rock&roll, rockabilly y surf, hasta el “screaming” de los autos que hicieron presunción de su caballaje y potencia. En esta edición se contó con un centenar de autos clásicos y de colección, 34 parejas de baile, en su mayoría estudiantes universitarios y con la asistencia de más de 40 mil personas.

“Volver Al Pasado 2017”
Más de un centenar de amigos de cuatro ruedas poblaron el interior entre la Torre de Rectoría y la Biblioteca Central de Ciudad Universitaria: se hallaron en la inmejorable escena de una zona Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Es la edición siete de la Exhibición de autos clásicos y de colección con apoyo del Club de Vehículos Veteranos, A. C. y Club Mexicano de Automóviles Antiguos. Con aval de la Federación Mexicana de Automóviles Antiguos y de Colección, A. C. y de la Federación Internacional de Vehículos Antiguos.

En la «Expo de Autos Clásicos y de Colección Volver al Pasado», que se realiza desde el 2011, se fraguaron muchas evocaciones y remembranzas, a bordo del Valiant, Chevelle, Dart, American, Monte Carlo, Thunderbird, Renault 12 y especialmente de un camión de bomberos Mack Thermodune 1950, el primero de nuestra casa de estudios.

El auto más longevo de la jornada fue un Ford A de 1930, que justo estuvo bajo la mirada de Ptolomeo y Copérnico de la Biblioteca Central.

Menciones especiales tuvieron las 15 vitrinas con vehículos miniatura, las charlas y consultas relacionadas con autos antiguos, así como la participación de tres autos prototipos eléctricos construidos por alumnos de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, mismos que han participado en justas internacionales de su rama.

“Crinolinas, copetes y recuerdos 2017”

Fue una pista de tarima sobre césped, a espaldas de la Torre de Rectoría, en el beat de Ciudad Universitaria. La isla del baile abrió con el rayo rubio del sol en pleno, con el trío de músicos universitarios Hoodo Voodo Stomp y su versión de “Great balls of fire” y la versatilidad de Los Rockodrilos: 30 parejas, 60 piernas en armonía estética, así transcurrirían los siguientes 125 minutos, solo interrumpidos con cuatro descansos de 300 segundos cada uno, lo que convirtió al evento festivo también en una prueba de resistencia.

Los concursantes bailaron cuatro modalidades: Cha cha cha, mambo, rock and roll y como ritmo invitado, “música de los cómics” (Batman, Superman, Pink Panther).

Así desafiaron al sol en parejas: la 50 uno de los dúos más compenetrados supo administrar la energía; la 3 con su destreza continua, acrobacia y la sonrisa inamovible; la 16 una pareja de mujeres, divertidas todo el tiempo.

Finalmente los ganadores fueron, con el primer lugar Sandra Olivia Gamboa Castrejón de la Facultad de Filosofía y Letras y Mariano Bucio Torres de la Preparatoria 6, por su baile con destreza, extrovertido y lúdico.

El segundo lugar fue para Francisco Javier Reyes Carrasco de la Facultad de Filosofía y Letras, y Cristina Alejandra Ramírez Castañón de la FES Iztacala, quienes también obtuvieron el reconocimiento del jurado como “Mejor atuendo”.

Finalmente el tercer sitio fue para Itzel Herrerías Ruiz del Campo de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, y Edgar Ávalos de la Facultad de Economía.

En su oportunidad, Eduardo Guerrero Villegas, Director General de Atención a la Comunidad, se congratuló como anfitrión del evento y citó a propósito de la festividad a Henry Ford: “no es importante saberlo todo, pero es importante saber quién puede hacerlo”.

Deja tu comentario

Comentarios