Internacional Nacional Trump

Académicos instan a defender lugar de la cultura hispana en el mundo

Notimex
img_5840

La cultura hispana deberá luchar para defender su lugar ante los cambios políticos que se inician en el mundo, y de los que aún se desconocen sus consecuencias, afirmaron hoy académicos de México y España en el encuentro internacional “El poder cultural y sus potencias”.

Los participantes en la reunión destacaron que ante un contexto de mayor intolerancia, miedo, menor respeto institucional y democrático y más populismo, la cultura y el idioma son una forma de evitar consecuencias negativas.

En el evento realizado en el Instituto Cervantes y coorganizado por la Embajada de México en España, el Centro de Estudios Mexicanos de la UNAM en España, la Fundación Santillana y la Cátedra Jesús de Polanco, coincidieron en que estos cambios afectan en general a la cultura occidental.

En la presentación, el director del Instituto Cervantes, Juan Manuel Bonet, señaló que “el proteccionismo es malo para la cultura, repercute en el intercambio de libros y contenidos culturales” y que ante propuestas de muros que se hacen “el idioma es el mejor puente”.

El periodista y director del Centro Cultural Tlatelolco de la Universidad Nacional Autonóma de México (UNAM), Ricardo Raphael, comentó que ante la idea del pánico a lo hispano de la nueva administración en Estados Unidos se debe impulsar “arrojo y valentía”.

En el coloquio, moderado por el periodista español Joaquín Estefanía, consideró que ello se podrá conseguir siempre que México y España no sean meros espectadores y “muevan la metrópoli” de esa acción cultural al mundo hispano en Estados Unidos.

Abundó que se debe ser prudente ante “la construcción de una identidad en lo que se puede llamar la polis virtual”, que sumado al desencanto general que tiene una parte de las nuevas generaciones hace más difícil a la política real su intento por adecuarse a ello.

La académica de la UNAM y especialista en literatura, Sandra Lorenzano, expuso que este escenario no impacta igual a los países europeos que a los latinoamericanos, que son hijos de una utopía fallida por la elevada desigualdad que tienen, pero que tienen la cultura y el idioma para defenderse.

“Donald Trump es una consecuencia y no una causa, los problemas de los hispanos en Estados Unidos son de hace mucho tiempo. Creo en la posibilidad de crear comunidad, de hacer cosas en lo micro, en lo personal tanto en lo político como en lo cultural”, aseveró.

El analista e investigador de la UNAM, Leonardo Curzio, destacó cómo desde la publicación de la teoría de “Choque de civilizaciones” de Samuel Huntington, se queda la idea de que lo hispano amenaza lo anglosajón, y ahora Trump lo retoma en un contexto en que se cuestiona además la institucionalidad y la democracia.

Señaló que es momento de tener cautela cuando se observa todo lo ocurrido en una democracia como la de Estados Unidos, la amenaza para el mejor proyecto integrador que ha sido la Unión Europea, o el cuestionamiento territorial en España, entre otros ejemplos.

El académico de la Universidad Autónoma de Madrid, Fernando Vallespín, apuntó que hay un cambio en la visión cultural de Occidente sobre sí misma, y que se refleja en la diferencia generacional y en sectores que por ejemplo no participan de la democracia.

Agregó que hay una pérdida del respeto a lo diferente, una negación a querer interiorizar la otredad, y que con ese desafío a la tolerancia se afecta también al pluralismo.

En este evento, la escritora mexicana Cristina Rivera Garza trazó una revisión sobre cómo el español es un idioma que tiene su lugar en Estados Unidos.

Deja tu comentario

Comentarios