Internacional Investigación y ciencia Trump

La “Reforma Migratoria” que apoyaría Donald Trump

UNAM Global
marcha-por-mexico-en-curso-19
En los primeros días de septiembre de 2001, los Presidentes de EU y México anunciaron, juntos, una inminente Reforma Migratoria para arreglar un sistema “roto y obsoleto”

En los primeros días de septiembre de 2001, los Presidentes de Estados Unidos y México anunciaron, juntos, una inminente Reforma Migratoria para arreglar un sistema “roto y obsoleto” que tenía a millones personas viviendo en las sombras del prejuicio y la persecución. “La enchilada completa”, le llamó Vicente Fox. Y menos de una semana después, el nefasto “Nine-Eleven”ocurrió.

En el verano de 2006-2007, el proyecto fracasó por muy pocos votos dentro del Senado de Estados Unidos. A inicios del 2009, con la llegada a la Casa Blanca de Barack Hussein Obama, la oferta de la Reforma Migratoria integral parecía, de nuevo, muy cerca de convertirse en realidad. En los hechos, además de mucha retórica, Obama se convirtió en el “Deportador en Jefe”, con más de dos millones de indocumentados que fueron deportados del país durante su mandato. Y dejó a varios cientos de miles de Dreamers en una situación de vulnerabilidad extrema.

Y luego llegó Donald Trump, con un mensaje de odio y mentiras en contra de los Mexicans, con que intentó movilizar el voto de los segmentos racistas y más primitivos de la sociedad estadounidense. Lo logró. Ya en la Casa Blanca continuó con su promesa de levantar un gran muro de 3 mil kilómetros en la frontera con México y anunció la muy cercana muerte del NAFTA, el “peor tratado en la historia de la humanidad”.

El mismo personaje que ha abierto la caja de pandora, aún con el garrote en la mano de más odio y persecución en contra de los 11 millones de personas que viven en Estados Unidos sin papeles, anuncia que está abierto a una reforma al sistema que podría otorgar la legalización a millones de indocumentados que no han cometido crímenes serios.

A contracorriente de la defensa de un principio que ha sido eje central de las políticas migratorias de  Estados Unidos en más de medio siglo –el de la reunificación familiar–, el eje de la propuesta de Trump va en la dirección de la manera en que se regula la entrada de nuevos migrantes en los países del Common Whealth, (como Canadá, Australia y el Reino Unido), esto es, un sistema de puntos basado en los “méritos” de la gente que busca migrar. En esos países se privilegia, por ejemplo, la condición económica, los niveles de educación y, de manera velada, el origen étnico de los recién llegados.

A continuación, parte de la información que el diario The New York Times subió a su portal ala dar a conocer la información del almuerzo privado de Trump con algunos ejecutivos de empresas televisivas:

 

WASHINGTON — President Trump, signaling a potential major shift in policy, told news anchors on Tuesday that he is open to a broad immigration overhaul that would grant legal status to millions of undocumented immigrants who have not committed serious crimes.

“The time is right for an immigration bill as long as there is compromise on both sides,” the president told the TV anchors at the White House, according to people present during the discussion. The people requested anonymity because they were not authorized to speak about the private meeting.

The idea is a sharp break from the broad crackdown on undocumented immigrants that Mr. Trump has taken in his first weeks in office and the hardline positions embraced by his core supporters that helped sweep him into the White House. The president hinted at the reversal just hours before he was to deliver his first address to Congress, although it was not clear whether he would mention it in his speech.

Deja tu comentario

Comentarios